Tienes algo que ofrecer - LBD Connect. Demostración

¿Tienes algo que ofrecer a Dios?

15 de Agosto de 2020


2º Reyes 4:3
“Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas.”  


Reflexión
ImagenHay una palabra proveniente de la física,que en estos últimos años ha tomado prestancia aún en el plano emocional yespiritual. Se trata de la palabra “resiliencia”. Se dice que es la capacidadque tiene un material para volver a su estado original luego de haber sidosometido a presión. En términos simples es la capacidad de memoria de unmaterial para recuperarse de una deformación, producto de un esfuerzo externo.Esto dicen aquellos que de física saben muchísimo más que yo. 

Ahora bien, entérminos personales, la resiliencia es la capacidad que tiene unapersona de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando elfuturo. Es el descubrimiento de aquellos recursos que estaban latentes en uno,pero de los que se desconocía su potencial. Hoy quiero acercar hasta ti lahistoria de una mujer del Antiguo Testamento que había quedado viuda. Su maridohabía sido un fiel servidor del profeta Eliseo. Pero ahora éste había muerto yla mujer con sus hijos había quedado presa del desamparo.

Incluso corría el peligrode perder a sus hijos, ya que se los llevarían como esclavos a modo de pago delas deudas que habían generado esta situación ‒en aquel tiempo era común queesto se hiciera‒. Ante su desesperación, ella recurrió al profeta de Dios y lepidió ayuda. Inmediatamente todo el dispositivo de acción se puso en marcha.Eliseo le preguntó: ¿Qué puedo hacer por ti? Dime qué tienes en casa. Y ellarespondió: Tu sierva no tiene en casa más que una vasija de aceite. Pero esavasija milagrosamente se llenó de aceite de tal modo que tuvo que salir a pedirmás y más a sus vecinas. Al fin tuvo suficiente para vender y pagar sus deudas,salvando de esa manera a su familia.

Ése es el modelo de la resiliencia:poner a disposición todo lo que tenemos, aunque nos parezca que es nada. Esdesde los recursos internos que el Espíritu Santo nos empodera para saliradelante aun de las situaciones que vemos más cerradas y oscuras. A veces somospropensos a quejarnos, a desanimarnos o a culpar a otros de todo. Dios nospregunta una vez más: ¿qué tenemos? Y desde ahí nos muestra la salida.En medio de toda dificultad hay unaoportunidad. 


Oración
Señor tú me conoces ya que tú me formastey conoces de mis talentos, ayúdame a enfrentar las adversidades y a volver altan maravilloso que tienes para mi.